Realidad Virtual y Entrenamiento: Un camino que recién empieza

Blog Realidad Virtual y Entrenamiento: Un camino que recién empieza
Realidad Virtual y Entrenamiento: Un camino que recién empieza

En la entrada pasada hablamos sobre los orígenes de los simuladores de realidad virtual. De cómo algunos caminos paralelos, en un momento empezaron a cruzarse y desde ahí no dejaron de estar juntos: simulación y realidad virtual.

En este post queremos presentar algunas de las aplicaciones de la realidad virtual

centradas en entrenamiento profesional. Aquellas orientadas a mejorar las capacidades y conocimientos de una persona o de un grupo humano en el arte de dominar una técnica, una maquinaria o un sistema.

En las últimas décadas, en las empresas u organismos, los llamadas recursos humanos dejaron de ser un capítulo enrolado en una dirección administrativa para ser tomados por áreas jerárquicas de carácter estratégico en la organización. Los fundamentos de esta decisión se sintetizan en una frase que no por estar trillada carece de verdad "la diferencia la hacen las personas".

Otra verdad de las últimas décadas es que las personas no son las únicas que forman parte de los procesos del trabajo, también están las máquinas. Aún así, en la versión más futurista en donde las máquinas ocupan un rol cada vez mayor en el mundo del trabajo, éstas están diseñadas por personas y en la mayoría de los casos son también operadas por personas.

¿Por qué entonces los recursos humanos son un activo estratégico y decisivo en cualquier emprendimiento? Porque se trata de capacidades difíciles de comprar o imitar ya que sus tareas requieren altos niveles de especialización y refinamiento en las acciones; porque, por ende, se trata de un recurso escaso, finito, cuya capacitación es un proceso prolongado y complejo en donde la experiencia ocupa un rol central.

En el contexto de los trabajos complejos, entendiendo por estos aquellos que suponen operaciones altamente costosas en un doble sentido: por la responsabilidad que conllevan como por los costos financieros que suponen, es donde los simuladores de realidad virtual han encontrado un campo fértil y útil para mejorar la competitividad de las empresas tanto en materia de costos como de seguridad operacional.

Si en sus orígenes la realidad virtual aplicada a la simulación caminó de la mano de las industrias de la defensa (aviones de guerra, manejo de helicópteros, etc.) en los últimos quince años las aplicaciones llegaron al sector del transporte, ya sea para capacitar operarios en el manejo de trenes, subterráneos o aviones comerciales.

Y es claro por qué…Aprender con uno de verdad es en principio riesgoso para el conductor, y también es costoso por el desgaste de la máquina, sin sumar por ejemplo que existen algunos ejercicios que en la realidad son difíciles de llevar a cabo.

A mayor complejidad técnica del aparato en el mundo real, mayor en el mundo virtual. Dicho en buen romance, si el avión es más sofisticado y costoso como medio de transporte que el tren, un simulador de avión será más complejo, sofisticado y costoso que uno de trenes ya que ambos tienen que simular lo que se da en el mundo real. Hay una relación de proporcionalidad.

Otro sector que ha tomado la simulación como estrategia central de formación de sus recursos humanos es el de la energía. Se utiliza realidad virtual para capacitar a un operario de un pozo de gas no convencional en Houston como a un científico que opera una central nuclear en Campana. En el primer caso, el entrenamiento es parte de una capacitación previa que tiene que ver con familiarizar al operario con el pozo, la maquinaria y su comportamiento operacional. En el segundo, la capacitación no es sólo previa a la tarea, es permanente y en ella se realizan ejercicios en donde se simulan, por ejemplo, situaciones extremas de crisis, anomalías o fallas sistémicas, con el objetivo de desarrollar planes de contingencia, evaluación de daños, riesgos y toma de decisión en tiempo real. Simular no sólo lo que pasa sino lo que podría pasar con el fin de desarrollar mecanismos de prevención o generación de alternativas. Incluso, hoy los simuladores de realidad virtual se utilizan para capacitar en actividades de remediación. El ejemplo de esto es la central japonesa de Fukushima, tras la explosión de uno de sus reactores luego de un terremoto seguido por un tsunami que dañara sus estructuras, en estos días se aprovecha la virtualidad para capacitar a quienes ingresan a sus instalaciones a repararla.

Otro sector que en los últimos tiempos ha utilizado la realidad virtual significativamente es el de la construcción, específicamente el de las grandes obras, ya sean civiles o infraestructuras  público-privadas: desde torres de edificios, autopistas, ductos de agua, gas, etc. La posibilidad de clonar una retroexcavadora , una grúa torre, los grandes camiones dumper que se utilizan tanto para la construcción como para la minería, en fin, un conjunto de maquinarias complejas que a la que le asiste la misma lógica que con un tren, barco o avión: primero, mejor aprender con un simulador.

Que la realidad virtual sea una tecnología con alcances crecientes hace de ella una herramienta decisiva para los procesos de capacitación y formación técnico y profesional. La posibilidad de reiterar un entrenamiento infinitas veces proporciona varios beneficios: primero para quien se capacita ya que podrá hacerlo en un contexto favorable con menos tensión que aprender con un equipo real. El equipo real también se beneficia al no constituirse, también, en equipo de entrenamiento y desgastarse o dañarse.

La creciente calidad de los software y hardware de simulación permiten, a la vez, clonar la realidad, reproducirla con fidelidad, en cuanto a escenarios, visuales, movimientos, cabinas,instrumental, etc. La capacitación es entonces virtual pero los conocimientos adquiridos son reales, reflejos de los comportamientos y procedimientos que se darán en las actividades laborales de la vida cotidiana.

Otra ventaja radica en que el procedimiento de formación se realiza en entornos normales: aulas o salones sin acondicionamientos especiales; aspecto que permite realizar el entrenamiento en cualquier momento, independientemente de condiciones climáticas o de luminosidad que haya en el exterior. A la vez, los software de aprendizaje permite hacer un seguimiento al desarrollo de habilidades de quienes se entrenan de modo de observar en donde están las fortalezas, las debilidades y, por ende, los desafíos.

En síntesis, si bien podemos decir que no se trata de una nueva tecnología aplicada a la formación no sólo sabemos que la realidad virtual llegó para quedarse sino también que recién está irrumpiendo. A ponerse los cinturones, esto recién empieza!